Amigas, lectoras, escritoras, editoras… Romper el techo de cristal, superar la precariedad sistémica, habitar la rabia sin culpa… Siempre en todo esto, y concretamente en el sector del libro, intentamos ayudarnos entre nosotras, intentamos hacer del aquelarre nuestro refugio.

Aquí cada una puede aportar lo que puede hacer, que siempre es menos de lo que le dejan hacer. Una de las cosas que siempre surge como debate en esto y viene de parte de las editoriales es el precio de los libros: conseguir un precio que nos ayude a editoras, distribuidoras, libreras y también lectoras, que todas podamos devorar los libros y vivir con ello.

Alguna vez nos habéis escrito para comprar libros de nuestra editorial pidiendo un descuento por cantidad o preguntando si vamos a sacar alguna promoción con más descuento. Sabemos que muchas, si no todas nosotras, no podemos comprar todos los libros que queremos, a veces ni los libros que necesitamos.

Entonces, ¿por qué no os hacemos más descuento en los libros?

Lo primero que podemos contaros aquí es que las editoriales independientes pequeñas ajustamos mucho los precios, aunque os puedan parecer caros. No tenemos los recursos de las grandes editoriales para sacar ediciones de 800 páginas por 9,90€ ni tampoco tenemos el mismo trato con las lectoras y autoras. Si os interesa saber más o menos cuánto gana una editorial podéis leer este artículo de Ediciones En el mar, Lara os lo explica muy bien.

Pero esta no es la única razón por la que no ofrecemos más de un 5% nunca. Si os fijáis, las grandes editoriales y librerías tampoco lo hacen, ni siquiera El gigante que no debe ser nombrado, excepto en Ferias de venta y el Día del Libro, que pueden/podemos hacer hasta un 10%. ¿Por qué es esto? Porque la ley española lo estipula así, en la Ley 10/2007, de 22 de junio, “De la lectura, del libro y de las bibliotecas” se recoge que el precio de venta al público (PVP) podrá oscilar entre el 95% y el 100% del precio fijo. Todo esto significa que, en España, una vez que tu ya has publicado el libro e informado a los diferentes organismos del PVP, el descuento máximo que puedes hace en una venta es del 5% de este precio.

En realidad, es una forma de proteger a las pequeñas librerías que, en otras circunstancias, no podrían competir con las grandes plataformas. Por ejemplo, si yo soy una gran plataforma y quiero vender libros ofreciendo que los tengan al día siguiente en casa, puedo comprar 10.000 ejemplares y pedirle a la editorial que me lo deje más barato porque le voy a comprar muchos, pero si soy una librera de barrio que pide los libros por encargo, no puedo pedir más descuento a la distribuidora porque, con suerte, voy a pedir 30 y para 30 libros no me van a hacer más descuento.

Si no hubiera ley del precio fijo en España las grandes plataformas exigirían (que ya lo hacen, pero bueno) más descuento a la distribuidora o a la editorial para venderlos más baratos y vender más. Ahora mismo las pequeñas librerías sobreviven vendiendo los libros al mismo precio que estas plataformas, aunque ofreciendo un trato mucho más personalizado, ¿os imagináis que tuvieran que vender los libros al precio total, sin descuento mientras otras ofrecen un 20%? Por mucho que nos guste nuestra librera de cabecera, hay que ser realista, no sobreviviría.

Dicho esto, es cierto que podemos ir buscando truquitos para que los libros os sean más accesibles y nosotras podamos seguir intentando sobrevivir. Nada nos impide regalaros cosas, por ejemplo, nosotras tenemos el pack de Los hilos con un 5% de descuento y la totebag de Memorias de la luz de regalo, te ahorras el 5% en cada libro y te regalamos una bolsa con un diseño único valorada en 5€. Otras veces sacamos promociones temporales y con la compra de dos o más libros también os hacemos un regalo.

Hay otros trucos que no vamos a hacer, como por ejemplo, ofrecer más descuento del 5% a un grupo o un club de lectura. ¿Es esto legal en general? Respuesta corta: no y es competencia desleal. Respuesta larga: depende. ¿por qué? Porque la ley del libro en España aplica a los libros publicados en España, si la editorial está es España, pero su sede fiscal está en otro país y el ISBN es de otro país, esto no aplicaría. Es cierto que, si siendo un libro de exportación os pueden ofrecer un descuento muy alto, quizás el precio por el que lo están vendiendo no es el más ajustado, pero, técnicamente, legal es.

Hay casos en los que no se aplica el precio fijo, como los libros editados en el extranjero, libros de segunda mano o libros que estén descatalogados. Esto es lógico, no vas a pagar lo mismo por un libro de segunda mano que por uno nuevo. Tampoco tiene sentido que un libro descatalogado se tenga que vender al precio de cuando estaba activo, es una manera de “deshacernos” del stock que queda y evitar que se terminen perdiendo.

Hay gente que considera que la ley del precio fijo perjudica más de lo que ayuda. Quizás en algunos casos tengan razón o argumentos que se deberían valorar, pero la realidad hoy en día es que no podemos rebajar el precio más de un 5% a personas que no estén dadas de alta en Hacienda como parte del sector. Tampoco os podemos ofrecer por rutina estos descuentos porque las cuentas ya nos salen bastante justas, para ofrecer descuentos continuos tendríamos que aumentar el precio de los libros y os daría una falsa sensación de ahorro.

Todo esto lo contamos con la esperanza de arrojar un poco de luz acerca de cómo funciona el sector del libro en España por dentro y cómo las pequeñas editoriales podemos ir poniendo nuestro granito de arena en el aquelarre sin quemarnos en el intento. Esperamos que sea interesante para vosotras y que esto os haya animado más a comprar en editoriales y librerías independientes.

¿Queréis que abramos el melón de vender en grandes plataformas? Os leemos por comentarios.

Abrazo,

Las Índigas